Advertencia: leer este post puede cambiar tu forma de ver Internet

En este post voy a hablar de cómo influyen los mensajes que recibimos en Internet sobre nuestra capacidad de decisión.

De cómo los títulos de una web, sus textos y sus botones de acción pueden impulsarnos a comprar algo o dejar nuestro contacto, manejando nuestro subconsciente mediante la persuasión.

No obstante, aún estás a tiempo de dejarlo aquí y seguir viviendo en la inopia, feliz como hasta ahora (o no) con ese desconocimiento.

Porque una vez que lo leas, estarás más atento a todo lo que veas en la red.

Por tanto, si decides seguir es bajo tu responsabilidad; yo ya te he avisado.

 

 

La verdad revelada: el poder que tiene sobre ti un buen copywriter

Las palabras pueden ser muy poderosas, eso lo sabemos todos.

Vamos a ponernos en situación: imagínate cuando estás buscando un producto o servicio en Internet para superar una determinada situación o ser más feliz y te sientes atraído por un titular con un buen gancho.

Entras a navegar por esa página Web y parece que te están hablando a ti en particular.

Pero además, esas palabras te evocan emociones, te devuelven a una situación de angustia en concreto o te hacen sentir aliviado por haber encontrado una solución.

 

Si las palabras te remueven por dentro y te agitan las emociones hasta hacerte sentir excitado, si al final del todo te ofrecen una solución y acabas haciendo clic con tu ratón en un botón de acción, lo más probable es que hayas caído en las redes de un buen copywriter.

 

 

 

 

Porque a menos que lo necesitases para vivir en ese momento inmediato, a la hora de elegir un producto o servicio en Internet hay miles de opciones muy parecidas entre si.

Y por norma general, te acabas decidiendo por la opción que más te ha convencido porque ha sabido comunicarse contigo.

Has empatizado con esa propuesta por algún motivo que probablemente ha pasado desapercibido para ti.

Y sin duda, cuando esto ocurre, es porque los textos no eran los típicos de vendedor barato que lo que más te producen son rechazo.

“A todos nos gusta comprar, pero no nos gusta nada que nos intenten vender”

Diego Artola, un gran copywriter al que admiro y que está empezando a pegar muy fuerte, lo explica muy bien en cuanto entras a su página Web:

-Yo también odiaba vender, hasta que empecé a persuadir-

No hay discusión posible, ésta es la realidad.

Y él lo sabe porque hace magia con sus textos. Cuando lees sus páginas de ventas te apetece comprar, aunque no lo necesites 😉

Nada es improvisado, siempre hay un trabajo muy técnico detrás.

 

Porque una página Web con buen trabajo de copywriting, en donde se utilicen técnicas de persuasión en vez de rancias frases de ventas, tiene hasta un 65% más de posibilidades de que los visitantes acaben haciendo lo que el copy pretende: comprar, registrarse, navegar por la web, descargarse algo…

 

Y es que la persuasión tiene una característica única a diferencia de cuando tratas de vender a la antigua usanza:

La persuasión, básicamente, lo que busca es ir activando una serie de resortes emocionales que te hagan seguir leyendo en busca de una solución a tus necesidades, pero de una forma muy sutil.

 

¿Todavía no estas convencido?

Pues para muestras, botones (ya sé que no es así exactamente, pero vienen varios ejemplos)

Ahora te voy a desvelar algunos de los secretos más elementales de la persuasión eficaz, aunque hay bastantes más.

Y no te va a ser difícil identificarlos en las paginas web que visitas ni en muchos otros tipos de comunicación publicitaria.

No es nada nuevo y son técnicas que están más que estudiadas y probadas.

Vamos a ello.

 

7 tácticas para la redacción de textos comerciales persuasivos.

 

Sé muy claro en tu redacción

De nada nos vale expresarnos en términos muy rebuscados si nuestro cliente no lo entiende.

Además de no conseguir comunicarnos adecuadamente con él, producirá una reacción negativa hacia el contenido ya que su cerebro no será capaz de procesarlo y asociará esa confusión a nuestro producto o servicio.

Por tanto, adecúa los textos a la compresión lectora de tu cliente objetivo.

Nadie te comprará algo que no entiende.

 

Usa metáforas para transmitir conceptos abstractos.

La mejor manera de persuadir es crear en tu cliente una imagen mental clara de lo que quieres comunicarle y de los beneficios de tu producto o servicio.

Por tanto, intenta asociar esas características intangibles (calidad, rapidez, potencia) con imágenes identificativas de esos conceptos. La calidad puede verse identificada con el oro, la rapidez con un relámpago, la potencia con un motor V8, etc..

Ya se que son ejemplos muy básicos, pero intenta adaptar tu texto para describir de forma precisa e identificativa esos valores.

 

Usa términos concretos para destacar tu valor añadido.

Te lo habrás encontrado en la mayoría de las webs que visitas. Se repiten como el ajo. Son los términos genéricos para describir un servicio.

Somos una empresa con más de 20 años en el sector (como muchas; pero si llevas 23 años explica claramente este dato)

Estamos presentes en más de 30 países (lo mismo, si son 35, pues 35…)

Atención rápida y personalizada (le atenderemos en las próximas 4 horas)

Servicios integrales (define exactamente cuáles son esos servicios)

Ofrecer a tus clientes datos precisos sobre tu negocio mejorará las posibilidades de que confíen en ti.

 

Ofrece a tu lector la posibilidad de elegir.

Puede parecer un detalle sin importancia, pero a la hora de persuadir es importante que tus lectores reconozcan que son ellos los que tienen la última palabra.

Por tanto, utiliza frases del tipo:

Tú decides sí quieres dar el siguiente paso

Ahora tienes la posibilidad de llamarnos y mejorar tus ventas

Eres libre de darte de baja cuando quieras

De esta forma, estarás rebajando la presión y por tanto el posible sentimiento de rechazo hacia la compra o registro.

 

 

Agita el problema que tratas de resolver.

Por norma general, cuando alguien viene a comprar a tu negocio es porque tiene una necesidad.

Y esa necesidad viene dada por superar un “punto de dolor”.

He de aclarar que el punto de dolor no tiene obligatoriamente una connotación negativa, es solamente una forma generalizada de definir el motivo por el que te comprarán/ contratarán/ contactarán o lo que busques.

El punto de dolor puede ser que quieras estar más sano, correr mejor, tener unas vacaciones mas divertidas, etc.

Y aunque en otros casos puede estar referido a algo que nos produce desazón (superar un problema, una angustia, un complejo…) no siempre es así, no es literal.

Por tanto, y para despertar el deseo de tu cliente de superar esa situación, agita el problema y agrándalo todo lo posible.

¡Ojo! No hagas de tus textos un culebrón, no funciona.

 

Resalta el efecto preventivo de completar la acción en ese momento.

Tu cliente tiene un problema y tú la solución. Y de no resolverlo inmediatamente, las consecuencias pueden ser desastrosas.

Destaca cómo influye negativamente en su día a día, cuanto tiempo le está haciendo perder, la de oportunidades o dinero que está dejando pasar.

Estas preparando el terreno para activar el impulso de compra.

Ahora llega un momento delicado, te lo juegas todo.

 

Refuerza todos tus argumentos antes de la acción final.

Tu cliente ha llegado a la zona de compra o registro. Puede ser un botón de compra, un botón para seguir navegando o un formulario de contacto.

Si todo lo anterior está bien resuelto, llega con el impulso de compra activo. Pero antes de hacer clic siempre hay un momento de duda. Obviamente debes tener todo eso preparado, claro y fácil de ejecutar.

Pero por si le queda alguna duda, refuerza esa acción volviendo a resaltar los beneficios de hacer clic, tu valor añadido y una frase de apoyo y acción tipo

-Hoy vas a mejorar tu vida definitivamente.

 

Y recuerda siempre: la persuasión tiene como objeto final que se produzca una venta pero sin que lo parezca.

O más bien, sin que lo parezca de una forma muy descarada.

 

 

 

¿Esto se acaba así?

Pues no.

Tal vez ahora, que llegamos al final, te estás preguntando:

¿Y cuál era la razón de la advertencia del título?, ¿qué era eso de lo que me tenías que prevenir?

En realidad, si todo ha salido bien y has llegado hasta aquí, este es el último consejo para un copywriting eficaz: el titular solo tenía la intención de atraerte hacia este contenido e invitarte a seguir leyendo a base de técnicas de copy y redacción de contenidos.

Si te fijas bien, en ningún momento he dicho que vaya a ser malo, ni que te fueras a llevar una decepción o algo similar, aunque te haya producido esa sensación.

Tan solo te he advertido de que posiblemente algo iba a cambiar en tu forma de ver Internet.

Pero también era posible que no ocurriese; quedaba abierto, no era una afirmación rotunda.

Igualmente he añadido, para darle más emoción, que eras libre en todo momento de dejar de leerlo (obviamente no hay una pistola que te apunta desde el monitor) y de que tú eras el responsable de seguir leyendo. Nada más.

 

Con este tipo de frases se activan en nosotros dos emociones fundamentales: el modo alerta ante un peligro posible y la curiosidad por saber cómo superar esa situación de vulnerabilidad.

 

 

Esa era la idea, no sé si lo habré conseguido…

Pero insisto, si estás aquí leyendo todavía creo que el título ha funcionado como reclamo, el resto te ha hecho seguir leyendo hasta este punto (que era mi intención) y mi labor de copywriter ha terminado por este día…

Indudablemente, dentro de esa intención estaba la de compartir contigo algunas de las claves de la redacción de textos persuasiva, por supuesto.

Para terminar, solo me queda darte las gracias por tu tiempo e invitarte a compartir este post en tus redes sociales (si te ha gustado), darle un like  o dejarme tu opinión al respecto.

Feliz día..!

2 Comments to “ Advertencia: leer este post puede cambiar tu forma de ver Internet”

  1. Muchas gracias por tus palabras Alfonso.

    La grandeza del copywriting, de la persuasión en los textos es que te hace vender sin que tu cliente se dé cuenta. Por eso es lo más importante de una estrategia digital, te da el foco, el mensaje y las técnicas de venta.

    Feliz viernes

    1. A. Horta dice:Responder

      Es un placer Diego, soy yo el que te está agradecido por el apoyo y porque siempre aprendo algo de ti.
      Estoy deseando ya conocerte en persona.
      Mientras, recibe un fuerte abrazo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *