1-diseño-y-copy_post

Diseño y Copywriting: no puedo vivir sin ti…

No puedo vivir sin ti, no hay manera…

Que pedazo de canción de Los Ronaldos. Me doy cuenta de que soy un “carrocilla” porque es de mi época, y ya ha llovido…

Pero no me voy a poner a cantar. Y no por falta de ganas, sino porque este no es el lugar ni el momento adecuado y además no es lo que vienes a buscar…me imagino… 😛

El asunto de este post es hablar un poco sobre Diseño Web y Copywriting Web.

Porque el uno sin el otro no tiene sentido… ¿O sí?

A este respecto hay opiniones para todos los gustos, como para los colores y la literatura. (Me venía al pelo..;)

Pero ahora en serio.

¿Qué es más importante a la hora de tener una página Web que convierta visitas en ventas o suscripciones? ¿El diseño? ¿Los textos?

Pues sin duda van de la mano, pero en mi opinión los textos siempre deben tener mayor peso y prioridad.

De no ser así, (y no quiero caer en un tópico, solo es un ejemplo) nuestra web sería como una o un  modelo espectacular de los que cuando abren la boca te invitan a marcharte.
De entrada te llamará mucho la atención; pero al final el discurso es pobre, te aburre y no va a aportar nada de valor a tu vida.

 

En el caso de una página Web con fines comerciales su objetivo no es conseguir el efecto Wow! si no el efecto clic!

 

Pero esto no quiere decir que el diseño no deba cuidarse, ni mucho menos.

A fin de cuentas la primera impresión es importante y será el diseño de nuestra Web junto con unos títulares potentes lo que haga de reclamo perfecto para el lector.

Además, de alguna manera el copywriting Web también es diseño, ya que un buen copywriter no se va a limitar a escribir un texto plano y ya.

 

 

 

Para que esos textos funcionen bien hay que darles un formato en el que destaquen, en negrita por ejemplo, los encabezados de determinadas secciones de la web.

Igualmente, se debe jugar con diferentes tipografías, colores y tamaños de letra, etc.
En este punto, copywriting y diseño Web son indisolubles.

Por otro lado, a la hora de afrontar el desarrollo de una página web, el cliente por norma general suele tener una idea de cómo la va a querer.

Es muy fácil mirar por Internet productos o servicios similares al tuyo y elegir una Web a la que parecerse. Con tal gama de colores, tipografías, éstilo gráfico y demás.
Y entonces encargan el trábajo de desarrollo y diseño web y posteriormente el copywriting, cuando no se lo hace él mismo. Pero esto es un error, ya que luego la creación del texto es mucho más difícil.

Piensa en esto:

Las personas generalmente nos vestimos en base a nuestra forma de pensar o de vivir, y no al revés.

Imagínate que te vistan de Punki y luego te digan: ahora debes pensar tal y como ves tu imagen. Sería complicado ¿verdad?

 

 

 

Pues con el copywriting Web pasa lo mismo.

Porque el texto se va a crear en base a tu producto, cliente ideal y filosofía de empresa, por resumirlo un poco.

Y eso no va a ser modificable en ningún caso. Y de no hacerlo así, el problema puede venir porque diseño y textos sean incompatibles o incoherentes.
A ver, esto tal vez sea un poco exagerado, pero puede ocurrir.

O se puede llegar forzar tanto la redacción de los mensajes que al final hagan el trabajo de copywriter más complicado y se pierda frescura y naturalidad.

Pero también voy a romper una lanza por el diseño, ya que es imprescindible.

 

 

 

Todos vamos a Internet buscando soluciones a nuestros problemas, ayuda, consejos o lo que necesitemos.

Y un “cartel “impresionante y que llama la atención es fundamental si queremos enganchar al usuario y despertar su curiosidad o deseo por seguir leyendo.
Pero ahí no acaba el asunto.

Una vez enganchado el usuario es cuando realmente empieza la fiesta. Si tenemos unos textos muy buenos sobre unos colores horrorosos o una estructura mal planteada no van a tener el resultado esperado.

Porque al final, más o menos todos tenemos sentido estético; y el buen gusto siempre es apreciado por todo el mundo. O casi todo el mundo 😉
Además, nunca debemos olvidarnos de otro punto básico para que nuestra página web cumpla su objetivo: la experiencia de usuario, que al fin y al cabo es quien decide si hace clic o no.

Y aunque este tema tal vez este más relacionado con el desarrollo web, los diseñadores tienen mucho que decir aquí.

En un mundo ideal: diseño y copy simultaneo

 

Esta es la situación perfecta, trabajar al unísono entre diseñador y copywriter.

Porque si se acuerda cual será el tamaño de la página, de cada sección, la arquitectura de la información y todo lo relacionado al diseño y redacción, el producto final será perfecto.

 

El trabajo del buen copywriter es hacer que el potencial cliente llegue al botón de acción de nuestra web. Bien sea para comprarnos o contratarnos, dejar sus datos, solicitar información o lo que busquemos.

 

Pero esto no es una cuestión de ponerse a escribir del tirón y ya está.

El copywriting que funciona está basado en formulas muy estudiadas para ir respondiendo todas las dudas del usuario.

Y si esta estructura de textos se apoya con un buen diseño de secciones, con un espaciado adecuado, tipografías, colores, etc… el resultado siempre es fantástico.

El cliente se enamora de lo que está viendo y terminara haciendo clic en el botón de acción.

Y si no lo hace a la primera, el recuerdo que se la ha generado por la experiencia de usuario positiva lo hará volver en otro momento.

Incluso te agregara a su barra de favoritos, compartirá en sus redes sociales o hablará de tu web a otras personas

Por eso el tándem Copywriting Web + diseño web es la diferencia entre una página web vendedora y otra que no lo es.

¿Eres diseñador o copywriter?

¿Cuál es tu opinión sobre la importancia de uno u otro para una buena página web?
Déjame tus comentarios, todos tenemos mucho que aportar, gracias!

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *