poprtada-Post-landing_-page

Landing pages: el tamaño sí importa

Para empezar ¿Que es una Landing Page?

Seguramente muchos ya lo tengáis claro.

Pero para todos aquellos que aún no saben exactamente que es una Landing page,  voy a tratar de resumirlo  y que sea comprensible.

Una Landing page (o página de aterrizaje) es una web de una sola página pensada y diseñada para un único fin: que el visitante compre o contrate un producto/servicio o que deje sus datos: un e-mail, su nombre, su dirección, etc.

Y para conseguir ese objetivo, todo debe estar diseñado para que el usuario tenga una experiencia de navegación y adquisición de información coherente y fluida, que no haya distracciones y que quede muy claro que debe hacer y cómo.

Lo más frecuente es tratar de conseguir sus datos para después contactarle o introducirle en un funnel (embudos de ventas).

Y para ello la mejor estrategia pasa por ofrecer algo de su interés a cambio: un e-book, un periodo de prueba de producto/servicio, un mini-curso gratuito, etc.
Esto siempre va a depender de lo que estemos promocionando y de la posibilidad de entregar algo a cambio del registro.

 

 

Porqué tener una Landing page

Una Landing page es una de las maneras más efectivas de captar suscriptores para nuestra lista de correo o hacer nuevos clientes.
El usuario llegará hasta ella y no va a encontrar muchas opciones de navegación.

Todo está pensado para que no se distraiga y acabe dejando sus datos o comprando.
Por supuesto, y como hemos mencionado, en el caso de buscar sus datos le dáremos a cambio de algo que sea de valor para él.
Pero si lo que estamos haciendo es una campaña muy enfocada a la venta de un producto o servicio, la Landing page es la solución ideal.
Todo estará pensado para que realice esa acción.

 

No hay más posibilidades, o te interesa o no. Y aunque pueda parecer algo muy extremo, su efectividad es realmente asombrosa.

¿Cuál debe ser la longitud de una Landing page?

Esta es una de las preguntas básicas a la hora de emprender el diseño de una Landing Page. ¿Cómo debe ser de larga, o cuanto texto e imágenes debe contener?

Pues bien, como todo en esta vida, va a depender de muchos factores.

El primero será como llega a ella el potencial cliente. Es decir, si ya conoce nuestro producto/servicio y que necesidad tiene de comprarlo.

Porque no es lo mismo preparar una página de ventas de zapatillas Nike que hacer una de ladrillos Pérez.

Cuando el usuario ya conoce el producto, cuando sabe a ciencia cierta que este es bueno, que está respaldado por una buena marca y que puede confiar en que todos los beneficios que obtendrá son reales y probados, el esfuerzo de comunicación puede ser menor.
Podemos evitarnos todos los pasos de explicación del producto/servicio, aclarar quienes somos y porque confiar en nosotros, etc.

Por otro lado, debemos tener en cuenta el producto en si.

No es lo mismo hacer una Landing page para vender botijos que para vender soluciones  SAP. O que su objetivo sea vender o captar suscriptores.

Existen varias fórmulas para la estructura de una página de ventas cuya longitud varía en función de cómo llega el usuario/objetivo.

 

 

Para un producto/servicio que ya es conocido, podríamos utilizar una estructura AIDA

 

 

Sin embargo, si el cliente no nos conoce del todo o tenemos que activar su deseo de compra, tal vez sea más adecuada utilizar el tobogán de Joseph Sugarman.

Esto son solo dos ejemplos para ilustrar este post, pero hay algunas fórmulas más, tipo PPPP, PAS, carta abierta, etc.
Vamos a centrarnos en estas dos: AIDA y el tobogán de Joe Sugarman por ser las más habituales.

Formula corta AIDA

 

La fórmula AIDA está basada en cuatro sencillos pasos.

1 Atención:

Este es el primer paso fundamental. Captar la atención del lector.

Para ello es fundamental que el encabezado de la Landing page capte la atención del usuario con una pregunta o sugiriendo una respuesta o promesa de solución a nuestra búsqueda.
Es necesario conocer perfectamente al cliente ideal y escribir pensando en él.

Conocer su punto de dolor y atacarlo para conseguir que se detenga. Y a la vez generar el deseo o la curiosidad de seguir leyendo hacia la siguiente sección.

 

 

 

 

2 Interés:

Si lo hemos llevado a este paso, es que ya hemos captado su atención. Ahora hay que despertar su interés.

Tienes un problema o angustia que resolver y yo tengo la solución.

Lo podemos hacer de muchas maneras, pero la esencia es que comprenda de forma clara como va a mejorar su situación.
Debemos sumergirle en una situación ideal en la que su vida mejorará tras actuar y comprarnos o dejarnos su e-mail.

 

3 Deseo:

Esta es la fase clave en la que activaremos su resorte emocional más común y complicado: generar el deseo de comprar o dejar su contacto.
Y para ello le explicaremos de forma detallada todos los beneficios que obtendrá. Lo mejor que se sentirá, las expectativas reales que alcanzará con nuestra propuesta y todos los problemas que va a evitar.

Y de alguna manera, hay que hacerle sentir que de no hacerlo, esa angustia o necesidad seguirá ahí para atormentarle.
Entonces el deseo se combina con la angustia de no superar definitivamente esa situación que lo ha llevado a buscarnos como solución.

 

 

4 Acción:

De forma clara y concisa hay que generar el impulso de hacer clic en el botón. Y hay que hacerlo de forma directa, ese es el objetivo único de nuestra Landing Page.
El botón de acción debe estar bien situado, destacando sobre el resto y acompañado de un mensaje que ratifique el beneficio que vamos a ganar haciendo clic. O recordándole las consecuencias de no hacerlo.

Además, podemos dejarnos una última carta para este momento y ofrecer un bonus extra por actuar.

 

 

 

 

La fórmula del “tobogán de Joseph Sugarman”.

Esta es una fórmula más larga que la anterior, muy indicada para productos menos conocidos y clientes que llegan con una menor urgencia de comprar o actuar.
Por ello hay más pasos entre el inicio y el final de la Landing Page. El  objetivo es ir calentando la venta para dejar al usuario perfectamente activado cuando llega al botón de acción.

 

 

 

Los diez pasos a seguir en el tobogán de Joseph Sugarman:

1 Atención:

Al igual que en la formula AIDA, debes captar la atención del usuario. Como comprobarás, ésta es siempre la base para arrancar cualquier texto de venta en una página Web, sea esta una landing o no.

2 Dramatización

El usuario está aquí porque tiene un problema o necesidad.

Hay que dramatizar y agrandar el problema para despertar las emociones que empiecen a calentar la acción.

Lógicamente hay que ser sutiles y no pasarnos, ya que entonces generáriamos desconfianza y mal rollo. Pero si conocemos bien a nuestro cliente ideal, no tendremos dificultades en tocar la tecla correcta.

3 Solución

Empieza el baile. Presenta de forma clara la solución que tienes para ese problema. Y recuerda: beneficios, beneficios y más beneficios.

Las características importan poco, lo que queremos es saber cómo mejorara nuestra vida con la compra del producto o servicio

4 ¿Cuál es la diferencia?

Ha llegado el momento de destacar:

¿Por qué debo comprarte, contratarte o confiar en ti? ¿Qué me ofreces que te hace diferente de otras opciones parecidas?

5 ¿Cómo funciona?

Con la idea de reforzar el anterior punto, es la hora de aclarar dudas y responder preguntas. Cómo funciona, cuanto tiempo tardaré en notar la mejora, que voy a recibir y cuando.
Este tipo de cuestiones se han de ver resueltas en esta sección.

6 Características únicas

¿Qué tiene tu producto o servicio que lo hace único? ¿Un mejor servicio de atención al cliente?¿Una entrega en 24 horas? ¿Una garantía de 14 días o un mes? ¿La forma de pago, el precio?
Explica con detalle porque eres mejor que otras opciones y gánate la confianza del usuario.

7 Justificación

No necesita mucha más aclaración.

Razona cuál es el motivo para que tu usuario haga un esfuerzo económico o de tiempo para llevar a cabo la acción.
Debe ser algo que le haga reflexionar y decirse a si mismo: esto merece la pena.

8 Botón de acción (CTA Call To Action)

Ya debes tener al cliente preparado para hacer clic en el botón y cómprate o dejar sus datos.

Refuerza el botón confirmando precio, valor que recibirá, tiempo de entrega o forma de envío, etc.
Este es uno de los elementos más importantes de tu Landing page, pues es donde hay que convertir la visita en cliente o suscriptor.
Por tanto, dale toda la importancia que tiene y no hagas un botón vulgar o muy poco atractivo.

9 Preguntas frecuentes

Este apartado debe responder a las preguntas más comunes que se puedan plantear a la hora de hacer clic.

Pero que no sea una sección con decenas de preguntas. Haz algo resumido, conciso y relevante.

10 resumen

Prepara un resumen de todo lo anterior y acompáñalo de una última llamada a la acción tipo ¿Vas a dejar pasar esta oportunidad? (no es lo más original, pero sirve de ejemplo  🙂 

 

Y sobre todo, tanto para una formula como para cualquiera de las que utilices, mucha credibilidad.

 

No prometas cosas que no vas a cumplir. No hagas creer al usuario más de lo que en realidad eres.

En Internet las mentiras tienen las patas muy cortas, y si no eres sincero se puede volver contra ti muy rápido.
Ganarse la confianza en la vida real no es fácil, pero en Internet se complica porque hay muchas ofertas y es la red es muy “impersonal”.
Por eso, ser sincero y honrado es algo que se puede transmitir y que a medio plazo te hará conseguir tus objetivos

 

¿Qué más se te ocurre al respecto de la longitud de una Landing page?
Déjame un comentario, entre todos haremos crecer este post. ¡Gracias!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *