portada-post about us

¡Sorpresa…! ¡Tu página “About Us” es igual que todas!!

Una visita ha llegado a tu Web.

Seguramente porque ha visto alguna oferta tuya en redes sociales, has aparecido en su búsqueda de Google, alguien te ha recomendado o simplemente ha visto tu URL en algún soporte publicitario.

Pero ha llegado a tu web. Perfecto.

Mira tu home y ve tus productos o servicios.

 

Tu propuesta le parece interesante, pero antes de comprar o registrase en tu Web necesita saber algo mas de ti o de tu negocio. Quiere saber a quién le va a dar su dinero o sus datos.

Y entonces ¿a dónde va a buscar esa información?

 

Pues a la página en la que hablas sobre ti, generalmente titulada “About me” “About Us”, “Sobre nosotros”, etc…

¿Y qué se encuentra?

Pues en el mejor de los casos, unas cuantas líneas contando que eres una empresa referente del sector, con mas de X años en el mercado, que ofrece servicios integrales (¿integrales de que…?), con un equipo multidisciplinar (vamos, que hace de todo…) y otras virtudes.

Pero todo eso, que se repite como el ajo en casi todas las webs comerciales, no es nada que te haga diferenciarte de tu competencia ni que genere un extra de confianza.

 

Al fin y al cabo, estás hablando mucho de ti o de tu negocio de forma muy general y nada emocionante, y muy poco de tu cliente y sus necesidades, con lo cual difícilmente va haber empatía o conexión.

Es cómo el típico pesado que te cuenta su vida sin dejarte hablar, pero que además es el mismo rollo que te podría contar cualquiera.

 

 

Porque muchas empresas parecen desconocer que la página que habla sobre ellos es la segunda mas visitada de una web, por delante de la de contacto, producto, etc… y solo por detrás de la Home.

 

 

Y la razón es bastante simple: para confiar en alguien antes queremos conocerle.

Saber que de alguna manera existen unos interese o inquietudes comunes.

Y como consumidores queremos tener la certeza de que esa empresa o marca realmente se preocupa por nuestras necesidades y que no tiene un fin exclusivamente económico.

Queremos asegurarnos de que la solución que nos proponen viene derivada de una ética de ayudarnos con nuestros problemas de forma sincera, no que solo están pendientes de “trincar” la pasta.

Y esto, en el mejor de los casos, te lo pretenden contar en cuatro líneas que podrían estar en cualquier tipo de web y negocio.

Nada personal, nada emocionante, nada que genere confianza.

 

 

Cómo preparar una página sobre tu negocio que genere más confianza y más ventas

Para empezar, es importante recordar que todas las páginas de tu web deben estar pensadas para un único fin: que aumente las posibilidades de que vendas más y hacer feliz a tus clientes mediante la solución de un problema o una necesidad.

Y la página que habla sobre ti no debe ser una excepción.

Tienes que crear un texto que hable sobre tu negocio, pero sobre todo en el que tu cliente identifique su problema o necesidad, transmitiéndole que lo conoces, que te preocupa y que tienes la solución que necesita.

Te has preocupado por conocerlo y quieres ayudarle.

Y para conseguir eso y que desde un principio entienda que tu oferta está pensada para él, empieza hablándole de porque ha llegado hasta tu web en busca de respuestas y explícale cuanto te has esforzado en desarrollar una solución a esa angustia o necesidad.

Debe entender que no solo te preocupa el dinero o tu negocio, transmítele que para ti lo mas importante son tus clientes y hacerles la vida mas fácil, feliz, tranquila, sana, etc…

Además, en esta página es muy válido y necesario colocar botones con llamadas a la acción, tipo “contacta ahora”, ¿necesitas ayuda? o ¿Quieres saber más?

Y que estos redirijan a tu página de producto o al formulario de contacto.

 

 

Piensa que cuanto más fácil se lo pongas para comprar o contactar, más aumentan tus posibilidades de que esto se produzca.

 

A priori pensamos que van a usar el menú de navegación, y en muchas ocasiones lo harán, pero no cuesta nada ponerlo a mitad del texto de la página y aprovechar que en ese momento pueden haber empatizado contigo.

Hay que tratar de aprovechar ese momento en el que puede estar activo su impulso de compra.

Una vez que hayas dejado claro que conoces su problema y te preocupa, puedes empezar a hablar de ti, pero de forma creativa.

Huye en lo posible de esas frases que valen para cualquier negocio.

¿Cuántas empresas de tu sector llevan más de 20 años?

Seguramente muchas.

¿Y quién no da una atención personalizada? Porque a partir de que coges el teléfono y le atiendes ya le estás dando un servicio personal, a no ser que tu teléfono lo atienda un contestador.

En esta línea de generalidades, sería interminable la lista de frases que no dicen nada que no sea obvio o que valdría para cualquier Web.

Por tanto, piensa en contar quién eres, pero incluye a tu cliente en esa historia, al fin y al cabo, él debe ser el protagonista. Eres como su madre, vas a dedicar tu vida a mimarlo y cuidarlo para que te siga queriendo siempre.

 

 

Por otro lado, no olvides que ser sincero siempre es la mejor opción.

Las mentiras tienen las patas muy cortas en la vida real, pero en Internet más aún.

 

Si en tu empresa sois 10, no trates de colocar al final de la página una foto de stock con un montón de chinos, tres alemanes, un polaco y ocho rusos. Por norma general no cuela, ya que aparte de que son fotos que casi todo el mundo ha usado ya (si, es un equipo multidisciplinar que trabaja en todo el mundo…) más tarde o más temprano tus clientes descubrirán que sois 10 de Albacete.

 

 

 

Por tanto, se sincero, humilde y no trates de engañar a nadie, es la peor estrategia en este mundo interconectado y repleto de información.

Hazte unas fotos normales con tu equipo y da unas cuantas pinceladas que quienes sois y porque hacéis lo que hacéis.

Recuerda que es mas fácil comprar a alguien que a algo, a no ser que seas Nike, Apple o Microsoft.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *